LA METAMORFOSIS NECESARIA DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

Entrada original publicada en elnuevofuncionarioconhabilitaciondecaracternacional.wordpress.com

El post de este mes nos lo trae Olga Ramirez, una innovadora pública muy reconocida:

Técnica de Control de Programas Externos- Servicio de Ocupación de Cataluña. Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Catalunya.

Investigadora de recursos humanos, innovación, cambio Institucional y Gobierno Abierto en las Administraciones Públicas. Hemos colaborado juntos en distintos artículos sobre las personas que trabajan para las administraciones públicas y seguiremos colaborando.

PASEN Y LEAN¡¡¡¡¡¡¡¡

“LA METAMORFOSIS NECESARIA DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS
El término metamorfosis proviene del griego. En efecto procede de metamorphosis y está compuesto por meta cuyo significado es entre, más allá, después; por morfé, morfés que significa forma, figura y la raíz es osis que significa cambio de estado. Es decir que en este artículo se pretende determinar cómo puede transformarse la Administración Pública más allá de su estado normal.
Las circunstancias que hemos vivido recientemente nos abocan al abismo de un cambio de paradigma a nivel económico, social y de valores.
Las Administraciones públicas han de adaptarse a un futuro incierto, impreciso y cambiante. Para adaptarse las organizaciones públicas necesitan flexibilidad y agilidad. El secreto para superar la crisis desde la Administración se puede vincular a dos elementos clave.
Esto elementos están centrados en las personas y son la nueva gestión y el talento de las organizaciones.

Figura 1.- Elaboración propia

La nueva gestión pública viene de la mano de la Dirección Pública Profesional y de estructuras ágiles horizontales que den el protagonismo a las personas, independientemente de donde están situadas en la pirámide organizacional. La justificación para la afirmación anterior es por la necesidad de la participación, la colaboración y la cocreación para transformar la cultura organizacional y conseguir un avance en las organizaciones públicas.
La dirección pública ha de priorizar aquello realmente importante que son los objetivos tanto a nivel de productividad como a nivel emocional. La profesionalización de la dirección es básica para implementar la dirección por objetivos y la evaluación del desempeño desde el ejemplo constructivo de las personas que lideran.
Durante muchos años se ha perseguido la implementación de la DPP desde diferentes foros y por parte de diferentes actores. Es la hora de la profesionalización para afrontar con más seguridad los próximos años en un entorno VUCA (volátil, incierto, complejo y anmbiguo). Una profesionalización que se defina en términos que garanticen las competencias adecuadas del nuevo liderazgo digital con habilidades 4.0. y un liderazgo emocional. Un liderazgo ágil y humano que se acredite mediante una entidad certificadora independiente para garantizar la objetividad y la imparcialidad.

La Administración Pública necesita un talento adaptado a las nuevas necesidades y a las nuevas formas de trabajo, un talento digital con habilidades relacionadas con las nuevas tecnologías, un talento que se autogestiones y se automotive.
En este contexto se imponen nuevas formas de trabajo, no sólo se trata del teletrabajo si no de trabajar en red. Ante unos cambios exponenciales es necesaria la adaptación y la anticipación tanto de las empresas privadas como de las organizaciones públicas para dar respuesta a las demandas sociales.

Las nuevas formas de trabajar a partir de la implementación del trabajo en remoto generan cambios en las relaciones y hacen necesarios nuevos aprendizajes y nueva formación e incluso una redefinición de los perfiles profesionales necesarios acordes a la nueva realidad.
Las TIC y las nuevas tecnologías han venido para instalarse, dominar esas tecnologías se convierte en clave para desenvolverse en un mundo en red. Las competencias necesarias van más allá de las STEAM centradas en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, al incorporar habilidades artísticas esto se relaciona con las habilidades blandas que aportan un valor añadido, valores relacionados con la creatividad, la innovación, el pensamiento crítico y con el lado humano.

Es decir, que además de ser precisos perfiles con habilidades relacionadas con el análisis de datos, la ciberseguridad, la inteligencia artificial, las TIC, robótica y el internet de las cosas son necesarias habilidades blandas relacionadas con a la inteligencia emocional.
Aquello realmente importante es el trabajo en red y colaborativo que permita generar cambios y transformar las organizaciones.

Un talento ágil con capacidad de reacción en entornos cambiantes donde la adaptación es imprescindible. El mundo actual con cambios disruptivos a una velocidad inimaginable acelera la necesidad de flexibilidad y rapidez en los recursos humanos de las organizaciones públicas. Un talento ágil y adaptativo, tanto a los cambios en las formas de trabajo como en las necesidades a cubrir.
En un mundo global y en red, el talento conectado es imprescindible. El talento conectado en un mundo digital permite innovar y avanzar puesto que la red juega un papel fundamental. Un talento capaz de cocrear, de compartir de forma transversal.
La innovación será el sello distintivo de este siglo. Innovar o morir. Arriesgar, probar y no penalizar el error sino aprender de él. Potenciar el aprendizaje en el trabajo parece la mejor herramienta para consolidar y adquirir habilidades.
El pensamiento en términos de anticipación, economía y costes nos lleva a indicar que los menores costes de oportunidad y el mayor enriquecimiento proceden del talento colectivo. Un talento que siempre suma y que el valor que aporta crece a nivel exponencial.
El aprendizaje, la formación son herramientas que posibilitan la reinvención que es tan necesaria para navegar en la incertidumbre. Es necesario un diseño estratégico de un programa de formación interno que desarrolle habilidades transversales además de garantizar un óptimo desarrollo profesional.
Las organizaciones públicas deben tanto acompañar a los empleados públicos en su mejora continua a partir de procesos de reskilling que promueven el uso de técnicas para desarrollarse en el puesto de trabajo, técnicas como entornos de aprendizaje, comunidades de prácticas y aprendizaje social, entre otros y de upskilling como forma adicional de formación de los empleados públicos para desempeñar las nuevas funciones de los puestos de trabajo, roles distintos. Así mimo, es preciso potenciar la autoformación a partir de la creación de nuevos espacios y entornos que lo permitan. Un autoaprendizaje con equipos conectados para desarrollar nuevas habilidades y destrezas. Aprender en base a proyectos y gamificación.
Finalmente hay que señalar que la metamorfosis necesaria de las administraciones públicas sólo se podrá garantizar si ésta `pone en el foco a las personas tanto de dentro como de fuera de la organización, eso será lo que marcará la diferencia entre generar valor añadido o actuar de forma incrementalista para garantizar su supervivencia o no.
A nivel interno se trata de implicar a los empleados públicos en la creación de las actuaciones públicas. A nivel externo se conseguirá creando una marca de Administración Pública y dando a conocer las políticas públicas a través de jornadas de difusión en universidades, en colegios, en asociaciones y consejos de barrio solicitando la implicación de la ciudadanía.”

¿Y vosotros os atrevéis? Yo si.

Además por mi parte, y barro para casa, además de las llamadas habilidades STEAM, Olga apunta y yo añado que son también igual de importantes las habilidades basadas en las Humanidades.

Sin comentarios | Leído 73 veces
Puedes saltar al final y dejar una respuesta. Hacer ping no est? permitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *