FÚTBOL Y HABILITADOS NACIONALES

Entrada original publicada en elnuevofuncionarioconhabilitaciondecaracternacional.wordpress.com

bbva-balon-futbol-2017-08-11-1920x0-c-f

En esta nueva entrada voy a salirme un poco de la linea habitual, para tratar un tema sobre el  que siempre me ha apetecido escribir y que al menos a mí me ayuda mucho en el día a día del trabajo diario. El fútbol y los habilitados nacionales.

Todo lo que voy a exponer, creo que es  perfectamente trasladable a cualquier otro deporte de equipo, pero mi experiencia personal me ha macado mucho y los paralelismos que veo son totalmente futbolísticos.  Por eso como introducción quiero compartir una frase que aunque se discute si es de Arrigo Sacchi o Jorge Valdano es muy cierta y me permite justificar la elección del deporte rey para esta entrada:

“El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes”

Un equipo profesional de fútbol no deja de ser una organización, quizás una organización mucho más parecida a una administración pública que una empresa privada:

  • Tiene una gran masa social muy exigente
  • Gestiona una economía pero su finalidad no es únicamente obtener beneficio económico.

Antes de comentar la gestión interna de la organización en un equipo de fútbol y en un ayuntamiento empecemos por el PRIMER PARALELISMO , son las divisiones. En ambas instituciones existen distintas categorías:  Primera, Segunda, Segunda B, tercera y los municipios se clasifican como de categoría Primera, Segunda o Tercera.  Quizás no sería malo establecer una categoría Segunda B como en el fútbol.

Estás categorías determinan o presuponen un mayor nivel, una mejor forma de jugar, de hacer las cosas, mejores profesionales, mayores presupuestos.  Pero lo bueno del fútbol, también es aplicable a los municipios: siempre hay lugar para la sorpresa y un ayuntamiento de segunda o de tercera puede hacer las cosas muy bien y tener profesionales muy buenos. También demostrar que haciendo bien la cosas,  puede ir ascendiendo de categoría y tener más reconocimiento.

Hay muchas circunstancias que influyen en los ascensos o en la gestión de un equipo de fútbol y de un ayuntamiento, nuevos fichajes, más dinero, algo de suerte, una planificación adecuada a largo plazo, una buena relación entre los componentes del equipo, un buen liderazgo, el apoyo de la afición (vecinos).

EL SEGUNDO PARALELISMO: importante tanto para uno u otro colectivo son los fichajes, que en el caso municipal pueden establecerse por una política de gestión del personal ahora que de nuevo parece que va a haber nuevas convocatorias, elecciones municipales que cambian la directiva, concursos en el caso de los habilitados por lo que en mayor o menor medida la gestión social humana es la materia prima en ambos casos.

El TERCER PARALELISMO:También relacionado en lo que afecta de forma externa a ambas organizaciones, es para mi, el sentimiento.  Tanto en un club de fútbol como en un Ayuntamiento hay un “sentimiento” detrás, una historia, unas personas ya sean aficionados o vecinos, que viven y sienten el día a día del equipo. También hay unos valores que identifican a un club respecto de  otro y a su vez los diferencian, hay equipos ascensor como mi Rayo Vallecano o el Mallorca; equipos grandes como el Real Madrid o Barca, clásicos como el Atlético de Madrid o el Athletic de Bilbao, equipos revelación: Villareal o Eibar y equipos modestos como el Leganes.  En esa línea se pueden establecer Ayuntamientos con los mismos apelativos con  valores que hay que conocer y tenerlos en cuenta.  Y si algún lector implicado cree que su “equipo” no tiene valores que vaya buscando unos.

EL CUARTO PARALELISMO: También se puede ver en  que hay equipos que tratan mejor a sus aficionados que otros,  clubs más transparentes, más democráticos. La realidad social se refleja en los clubes de fútbol y en los Ayuntamientos y en ambos casos el adaptarse al reflejo de la sociedad es una decisión interna de las dos instituciones que en algunos casos según los  clubes y  municipios, unos tardan más que otros en cambiar  o ni siquiera se lo plantean, lo que supone una realidad muy poco homogénea.

Empezando a analizar la parte interna de la comparativa vemos EL QUINTO PARALELISMO: la forma de trabajar. Puede parecer que el trabajo de los habilitados nacionales y del personal del Ayuntamiento es igual en una corporación  que en otra. Pero no.  Creo que al igual que hay distintas formas de jugar al fútbol y todas de ellas válidas: al toque, físico, técnico, al contraataque, rápido… hay distinta visiones o formas de trabajar en una entidad local:  Está la administración que nunca contesta y retrasa todo, los que tienen buenos jugadores pero no parecen un equipo y se hacen expedientes contradictorios o unos muy bien hechos y otros peor hechos, lo que van al día improvisando, los que utilizan mucho las nuevas tecnologías,  lo que no utilizan las nuevas tecnologías, los que tienen plantillas muy amplias y lo que se tienen que multiplicar para sacar el trabajo adelante.

En cuanto a la forma de trabajar o mejor la percepción del trabajo del habilitado/jugador al igual que en el fútbol hay de todo también tenemos a jugadores/habilitados en primera división que nos preguntamos que hacen allí o por su calidad o por su técnica, igual vemos habilitados en categorías en la que podemos creer que no están al nivel. También hay jugadores muy buenos jugando en categorías inferiores como segunda o tercera, que con suerte o si algún ojeador les ve pueden dar el salto y demostrar que son buenos en otras categorías.

También se da el caso, de aquel jugador que pasa directamente a jugar en un categoría muy alta de repente, y aquí igual que en el fútbol cuando jóvenes promesas suben al primer equipo o el entrenador les da una oportunidad pueden destacar y mantenerse en la categoría o bien tiene que foguearse y buscar un nivel inferior. Y en este fogueo también entra el irse cedidos (provisionales) o el ser el típico trotamundos del fútbol que en el caso del habilitado es el que pasa por muchos destinos.

En el mundo del balompié como en mundo de la habilitación nacional hay diferentes tipos de futbolistas/habilitados . Tantos como personalidades, ambiciones y objetivos marcados tengan.

EL SEXTO PARALELISMO:  son los roles de los habilitados nacionales desde el punto de vista de directivos públicos y los puestos clave en el mundo del fútbol.

Lo más normal es establecer una comparativa entre el o los habilitados nacionales y el entrenador del equipo. Es la figura más parecida, en cuanto a que de puertas para afuera es la persona que debería decir como debe jugar el equipo o que estrategia es mejor para hacerlo mejor. Al igual que un entrenador cuando ficha por un equipo, tiene que trabajar como si esa relación fuese para toda la vida, sabiendo que se puede ir en cualquier momento.  Que es uno de los planteamientos más difíciles de manejar en ambas profesiones.

El habilitado entrenador abarca, lo más que puede en la administración, intenta controlar lo más posible y lo que le dejan, dirige al resto del equipo y marca los objetivos de la organización. El habilitado entrenador también da cuenta a Presidente del club/corporación y tiene una relación directa con él.

Otro tipo de habilitado sería el habilitado portero. En este caso es un tipo de habilitado que se implica en el juego, forma parte de él. Esto quiere decir que trabaja más directamente con los expedientes y con el trabajo material. Como buen portero, tiene que tener dotes de mando y colocar al equipo para que funcione lo mejor posible. También tiene que intentar que a su equipo/ayuntamiento le metan los menos goles posibles y al menos mantener un nivel de evitar muchos goles.

Podemos establecer también el habilitado/centrocampista más metido en el juego y menos preocupado de lo que pasa alrededor del juego o el habilitado/delantero que es el que siempre destaca de cara a los expedientes exitosos y a la hora de hacerse destacar en la organización. En este tipo podemos subclasificar a los delanteros/habilitados estrella que cual Cristiano Ronaldo sólo buscan lucirse ellos para destacar y cambiar de equipo.

EL SÉPTIMO PARALELISMO es el de las relaciones personales. Al igual que vemos en las noticias como compañeros de equipo se llevan mal, tienen problemas o incluso llegan a las manos, también una parte difícil de la gestión del día a día son las relaciones personales, con un compañero, con el Alcalde, con los empleados municipales.  Pues así, en muchos caso vemos como la plantilla de un equipo “hace la cama” para echar al entrenador o juegan mejor o peor por motivos personales.

Igualmente cuando un entrenador consigue trasladar su visión de juego a los jugadores y ellos de forma consciente entienden esa visión y son participes, además de jugar mejor, trabajan de verdad en equipo y los resultados se ven.

En este punto, a raíz de mi experiencia podemos aportar un teoría o consejo que desde el mundo del fútbol podemos intentar aplicar en el trabajo del habilitado nacional, la del espacio y tiempo que siguiendo a Quique Setién expone:  “a los que menos confianza tienen con la pelota les digo que si están bien situados y disponen del tiempo y espacio necesarios, eso les permite controlar y pasar el balón con más facilidad que si están muy cerca del rival. Al principio costó, pero esos mecanismos de abrir el campo y pasar bien el balón ya están interiorizados.”  Trasladar esto, al trabajo diario en que debemos conseguir “espacio” y “tiempo”, para evitar la precipitaciones, para manejando los tiempos realizar mejor nuestro trabajo.

EL OCTAVO PARALELISMO: La clave del éxito. En el deporte rey y en la administración local es partir de la exigencia individual en un contexto colectivo. Debemos dar todo lo que tengamos, nuestras mejores cualidades y nuestro mayor esfuerzo. Si todos los miembros de la organización se esfuerzan individualmente lo máximo que puedan en base a un objetivo común, será la única forma de avanzar y mejorar en el día a día así como de obtener resultados.

Las claves se resumen en:

  • entrenamiento:  Aún siendo genios si Cristiano Ronaldo o Messi han llegado a ser lo que son, es desde luego por su talento pero sobre todo por su capacidad de sacrificio y trabajo. También he visto a mucha gente progresar a base de esfuerzo, sacrifico y horas. Por eso es seguro que entrenando mucho mejoras.  Puede ser estando al día de las novedades jurídicas, leyendo sobre el trabajo diario, formarse.
  • Talento: El talento es innato, y también hay muchas clases de talento. Tanto en el mundo del fútbol como en el de la administración pública es muy importante detectar el talento para poderlo desarrollar. Y para eso hay que invertir tiempo.
  • EL juego: practicar, jugar, se trata de llevar a la práctica todo lo anterior, equivocándonos, acertando, aprendiendo con la experiencia. Cuanto más ámbitos toquemos,  más nos arriesguemos y trabajemos en cosas nuevas en mejores profesionales nos convertiremos.

¿Y tú en que categoría juegas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios | Leído 27 veces

Puedes saltar al final y dejar una respuesta. Hacer ping no est? permitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *